comunidad cristiana redil
DECLARACIÓN
La sana doctrina sirve para la vida. Esto significa que es práctica. No es un conjunto de hechos abstractos, sino un mapa de carreteras que nos muestra quiénes somos, dónde estamos y a dónde vamos. Por tanto, la sana doctrina es esencial para vivir vidas y edificar iglesias que dan gloria a Dios.
La sana doctrina sirve para la vida de la iglesia. Esto significa que la sana doctrina produce vidas que son moldeadas como una iglesia local sana. Los frutos que fomenta la sana doctrina no son solamente individuales, también son colectivos. Por tanto, la sana doctrina es esencial para cada aspecto de la vida colectiva de nuestras iglesias.*

Las creencias no son nada, a menos que sean transformadas en acciones. Basados en lo que la Biblia enseña, sostenemos las siguientes ocho prácticas las cuales están organizadas bajo el acróstico BAUTISTA, para ayudarle a su recordación.
1. Biblia como única regla de Fe y Práctica
Ya que la Palabra de Dios es nuestra única fuente de autoridad verdadera, y de la cual se puede depender, aceptamos la Biblia como nuestro manual para vivir. Nuestra primera pregunta al enfrentar una decisión es: "¿Qué dice la Biblia al respecto?".

Practicamos la lectura bíblica diaria, el estudio bíblico, la meditación bíblica, y la memorización de pasajes bíblicos. La Biblia es la base para todo lo que creemos.
"Toda la Escritura es inspirada por Dios y es útil para enseñarnos lo que es verdad y para hacernos ver lo que está mal en nuestra vida. Nos corrige cuando estamos equivocados y nos enseña a hacer lo correcto. 17 Dios la usa para preparar y capacitar a su pueblo para que haga toda buena obra" (2 Timoteo 3.16-17 NTV).
2. Autonomía de la Iglesia Local
Jesucristo y no una persona, grupo u organización religiosa, es la cabeza formal de la iglesia. Aunque reconocemos el valor de estar unidos a una Denominación, creemos que cada iglesia local debe tener gobierno propio, y ser autónoma en sus decisiones.

Somos autónomos para determinar nuestra propia estrategia, estructura y estilo.
"...Cristo es la cabeza de la iglesia, que es su cuerpo. Él, que es el principio, fue el primero en resucitar, para tener así el primer puesto en todo" (Colosenses 1.18 DHH).
3. Universal Sacerdocio del Creyente
La Biblia nos enseña que cada cristiano el llamado para el servicio cristiano, sin importar su vocación. Practicamos la verdad que cada creyente es un ministro, al instar a nuestros miembros a que encuentren un lugar de servicio y ministerio.

Cada creyente tiene acceso directo a Dios a través de la oración y la lectura bíblica.
"...ustedes son miembros de la familia de Dios, son sacerdotes al servicio del Rey, y son su pueblo. Dios mismo los sacó de la oscuridad del pecado, y los hizo entrar en su luz maravillosa. Por eso, anuncien las maravillas que Dios ha hecho" (1 Pedro 2.9 TLA).
4. Testificar de Jesucristo
Es la responsabilidad de cada cristiano el compartir las Buenas Nuevas (el Evangelio) con aquellas personas con quienes Dios nos pone en contacto diariamente, el compartir personalmente acerca de Jesucristo e invitar amigos a la iglesia.
"Y día tras día, en el templo y de casa en casa, no dejaban de enseñar y anunciar las buenas nuevas de que Jesús es el Mesías" (Hechos 5.42 NVI).
5. Importancia de la Membresía
Hacerse miembro de una iglesia es comprometerse formalmente a un cuerpo local identificable de creyentes que se han unido para propósitos específicos y divinamente ordenados. Estos propósitos incluyen el recibir instrucción de la Palabra de Dios, prestar servicio y edificarse el uno al otro a través del uso correcto de los dones espirituales, participando de las ordenanzas, y proclamar el evangelio a los que están perdidos. Además, cuando alguien se hace miembro de una iglesia, este se somete al cuidado y autoridad de los líderes bíblicamente capacitados que Dios ha colocado en esa asamblea.
"Todos fuimos bautizados por un solo Espíritu para constituir un solo cuerpo —ya seamos judíos o gentiles, esclavos o libres—, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu" (1 Corintios 12.13 NVI).
6. Santidad
La sana doctrina no son datos abstractos. No son ideas flotando por ahí en el espacio. No es un simple hecho… No, la sana doctrina va unida a un programa práctico, a un plan para una nueva vida. La sana doctrina exige una vida sólida, una vida de santidad.
"...vivan como hijos obedientes de Dios. No vuelvan atrás, a su vieja manera de vivir, con el fin de satisfacer sus propios deseos. Antes lo hacían por ignorancia, 15 pero ahora sean santos en todo lo que hagan, tal como Dios, quien los eligió, es santo. 16 Pues las Escrituras dicen: «Sean santos, porque yo soy santo» (1 Pedro 1.14-16 NTV).
7. Tenemos solo dos Ordenanzas o Sacramentos
La Biblia habla solamente de dos ordenanzas o sacramentos: el Bautismo y la Cena del Señor. Si no las observamos en la manera determinada por la Biblia, ellas llegan a ser meras tradiciones del hombre. Tenemos algunas iglesias que no observan ninguna ordenanza, como otras que observa siete en total.
"Jesús se acercó y dijo a sus discípulos: «Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra. 19 Por lo tanto, vayan y hagan discípulos de todas las naciones,[a] bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. 20 Enseñen a los nuevos discípulos a obedecer todos los mandatos que les he dado..." (Mateo 28.18-20a NTV).

"Pues yo les transmito lo que recibí del Señor mismo. La noche en que fue traicionado, el Señor Jesús tomó pan 24 y dio gracias a Dios por ese pan. Luego lo partió en trozos y dijo: «Esto es mi cuerpo, el cual es entregado por ustedes.[f] Hagan esto en memoria de mí». 25 De la misma manera, tomó en sus manos la copa de vino después de la cena, y dijo: «Esta copa es el nuevo pacto entre Dios y su pueblo, un acuerdo confirmado con mi sangre. Hagan esto en memoria de mí todas las veces que la beban». 26 Pues, cada vez que coman este pan y beban de esta copa, anuncian la muerte del Señor hasta que él vuelva" (1 Corintios 11.23-26 NTV).
8. Aceptamos solo dos Oficios
Los Bautistas creemos que Dios estableció solamente dos oficios en la iglesia local, los ancianos (siendo el pastor el moderador de ellos), y los diáconos. Los dos oficios existen adentro de una iglesia local particular, y no son partes de una estructura que viene de afuera de la iglesia local. Solamente los creyentes que son miembros de esta iglesia local en particular, y quienes cumplen con los requisitos bíblicos, pueden ocupar estos oficios.
"Pablo y Bernabé también nombraron ancianos en cada iglesia. Con oración y ayuno, encomendaron a los ancianos al cuidado del Señor, en quien habían puesto su confianza" (Hechos 14.23 NTV).

"Los doce apóstoles reunieron a todos los creyentes, y les dijeron: —No está bien que nosotros dejemos de anunciar el mensaje de Dios para dedicarnos a la administración. 3 Así que, hermanos, busquen entre ustedes siete hombres de confianza, entendidos y llenos del Espíritu Santo, para que les encarguemos estos trabajos. 4 Nosotros seguiremos orando y proclamando el mensaje de Dios" (Hechos 6.2-4 NTV).
¿Pero para qué sirve conocer la verdad en
palabra si se profana el cuerpo y se realizan
acciones degradantes? ¿De qué sirve
la santidad del cuerpo si la verdad no
anida en el alma? Ambos, pues, se alegran
de estar juntos, están aliados y luchan
mano a mano para llevar al hombre a la
presencia de Dios.
IRENEO DE LYON, DEMOSTRACIÓN DE LA PREDICACIÓN APOSTÓLICA*
CUATRO VERDADES
¿Conoces las Cuatro Verdades que te Asegurarán un lugar en el Cielo?

Verdad 1

Verdad 2

Verdad 3

Verdad 4
Todos los Sábados de 6 a 7 p.m. estamos compartiendo LAS CUATRO VERDADES QUE TE ASEGURARÁN UN LUGAR EN EL CIELO, en nuestro auditorio de nuestro Redil del Norte.
Creemos que la iglesia se trata de una comunidad de personas que se ayudan y sirven el uno al otro y a nuestra ciudad.

Nos vemos este Sábado en nuestra Celebración Principal de las 7:00 P.M. Con repetición el Domingo a las 9:00 a.m.

Carrera 50 No. 52-70, frente al Consejo de Bello.
Teléfono: 2720733
* Jamieson, Robert B. La sana doctrina: Cómo crece una iglesia en el amor y en la santidad de Dios.Edit. 9Marks; Washington, D.C., 2013, p.15-16.
** Ireneo de Lyon: Demostración de la predicación apostólica. En: Jamieson, Robert B. Op.Cit. p.12.
Comunidad Cristiana El Redil del Norte - Todos los Derechos Reservados