Devocional: Noviembre 16 de 2020

Inicia este tiempo dando gracias a Dios y adorándole. Puedes escuchar la siguiente canción mientras oras:

Es el momento para leer la Palabra. Lee lentamente el pasaje bíblico. Pregúntate: ¿Qué dice el texto?

«Al acercarse Jesús a Jericó, un mendigo ciego estaba sentado junto al camino.

36. Cuando oyó el ruido de la multitud que pasaba, preguntó qué sucedía.

37. Le dijeron que Jesús de Nazaret,* pasaba por allí.

38. Entonces comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de David, ten compasión de mí!».

39. «¡Cállate!» —le gritaba la gente que estaba más adelante. Pero él gritó aún más fuerte: «¡Hijo de David, ten compasión de mí!».

40. Cuando Jesús lo oyó, se detuvo y ordenó que le trajeran al hombre. Al acercarse el ciego, Jesús le preguntó:

41. —¿Qué quieres que haga por ti? —Señor —le dijo—, ¡quiero ver!

42. Jesús le dijo: —Bien, recibe la vista. Tu fe te ha sanado.

43. Al instante el hombre pudo ver y siguió a Jesús mientras alababa a Dios. Y todos los que lo vieron también alabaron a Dios. (Lucas 18. 35-43 NTV)

Estudia el pasaje. Ponte en el lugar de cada personaje. Hazle preguntas al pasaje. Te puede ayudar hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué dice el texto de Jesús (carácter, atributos…?

¿Qué dice el texto del ser humano (necesidades, problemas, destino)?

¿Qué voy a hacer en la próxima semana con lo que acabo de aprender y a quién le voy a compartir?

Con base en lo que Dios te ha hablado a través del pasaje, pregúntate: ¿Qué voy a hacer al respecto? ¿Cómo lo voy a hacer? Trata de ser específico.

Ten ahora un tiempo para pedirle perdón al Señor por tus pecados. Mientras oras puedes escuchar esta canción:

También ora al Señor basado en lo que Él te ha hablado en Su Palabra y dale gracias. Puedes combinar esta parte escuchando una canción de adoración al Señor:

En este momento, ora por tus necesidades y las de otros (necesidades espirituales, relacionales, físicas, financieras, materiales, etc.). Puedes usar la canción instrumental que sigue como ayuda en tu adoración.

Termina dándole gracias a Dios por este tiempo devocional, y dándole toda la honra y la gloria que solo Él se merece. Escucha la siguiente canción instrumental mientras tienes este tiempo de adoración.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *