Devocional: Diciembre 21 de 2020

Inicia este tiempo dando gracias a Dios y adorándole. Puedes escuchar la siguiente canción mientras oras:

Es el momento para leer la Palabra. Lee lentamente el pasaje bíblico. Pregúntate: ¿Qué dice el texto?

«Entonces el ángel dijo: —¡Yo soy Gabriel! Estoy en la presencia misma de Dios. ¡Fue él quien me envió a darte esta buena noticia!

20. Pero ahora, como no creíste lo que te dije, te quedarás mudo, sin poder hablar hasta que nazca el niño. Te aseguro que mis palabras se cumplirán a su debido tiempo.

21. Mientras tanto, la gente esperaba a que Zacarías saliera del santuario y se preguntaba por qué tardaba tanto.

22. Cuando por fin salió, no podía hablarles. Entonces, por las señas que hacía y su silencio, se dieron cuenta de que seguramente había tenido una visión en el santuario.

23. Cuando Zacarías terminó su semana de servicio en el templo, regresó a su casa.

24. Poco tiempo después, su esposa, Elisabet, quedó embarazada y permaneció recluida en su casa durante cinco meses.

25. «¡Qué bondadoso es el Señor! —exclamó ella —. Me ha quitado la vergüenza de no tener hijos».

Anuncio del nacimiento de Jesús

26. Cuando Elisabet estaba en su sexto mes de embarazo, Dios envió al ángel Gabriel a Nazaret, una aldea de Galilea,

27. a una virgen llamada María. Ella estaba comprometida para casarse con un hombre llamado José, descendiente del rey David.

28. Gabriel se le apareció y dijo: «¡Saludos, mujer favorecida! ¡El Señor está contigo!»*.

29. Confusa y perturbada, María trató de pensar lo que el ángel quería decir.

30. —No tengas miedo, María —le dijo el ángel—, ¡porque has hallado el favor de Dios!

31. Concebirás y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús.

32. Él será muy grande y lo llamarán Hijo del Altísimo. El Señor Dios le dará el trono de su antepasado David.

33. Y reinará sobre Israel* para siempre; ¡su reino no tendrá fin!

34. —¿Pero cómo podrá suceder esto? —le preguntó María al ángel —. Soy virgen.

35. El ángel le contestó: —El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por lo tanto, el bebé que nacerá será santo y será llamado Hijo de Dios.

36. Además, tu parienta Elisabet, ¡quedó embarazada en su vejez! Antes la gente decía que ella era estéril, pero ha concebido un hijo y ya está en su sexto mes de embarazo.

37. Pues nada es imposible para Dios.*

38. María respondió: —Soy la sierva del Señor. Que se cumpla todo lo que has dicho acerca de mí. Y el ángel la dejó.

María visita a Elisabet

39. Pocos días después, María fue de prisa a la zona montañosa de Judea, al pueblo

40. donde vivía Zacarías. Entró en la casa y saludó a Elisabet.

41. Al escuchar el saludo de María, el bebé de Elisabet saltó en su vientre y Elisabet se llenó del Espíritu Santo.

42. Elisabet dio un grito de alegría y le exclamó a María: —Dios te ha bendecido más que todas las mujeres, y tu hijo es bendito.

43. ¿Por qué tengo este honor, que la madre de mi Señor venga a visitarme?

44. Cuando escuché tu saludo, el bebé saltó de alegría en mi vientre.

45. Eres bendita porque creíste que el Señor haría lo que te dijo.« (Lucas 1. 39-45 NTV)

Estudia el pasaje. Ponte en el lugar de cada personaje. Hazle preguntas al pasaje. Te puede ayudar hacerte las siguientes preguntas:

¿Qué dice el texto de Jesús (carácter, atributos…?

¿Qué dice el texto del ser humano (necesidades, problemas, destino)?

¿Qué voy a hacer hoy y en los próximos días con lo que acabo de aprender y a quién se lo voy a compartir? ¿Cómo lo voy a hacer? Trata de ser específico.

Ten ahora un tiempo para pedirle perdón al Señor por tus pecados. Mientras oras puedes escuchar esta canción:

También ora al Señor basado en lo que Él te ha hablado en Su Palabra y dale gracias. Puedes combinar esta parte escuchando una canción de adoración al Señor:

En este momento, ora por tus necesidades y las de otros (necesidades espirituales, relacionales, físicas, financieras, materiales, etc.). Puedes usar la canción instrumental que sigue como ayuda en tu adoración.

Termina dándole gracias a Dios por este tiempo devocional, y dándole toda la honra y la gloria que solo Él se merece. Escucha la siguiente canción instrumental mientras tienes este tiempo de adoración.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *